jueves, 18 de diciembre de 2008

Belleza Picassiana

Había una vez una condesa muy rica muy rica que quiso hacerse un retrato pues quería que el resto de la aristocracia que pasara por su palacio admirara su belleza. Para ello contrato al que se decía era el mejor pintor del momento que no era otro que Picasso.

Antes de que llegara el artista, pasaron por su morada el mejor peluquero, el mejor modisto, el mejor maquillador, el mejor estilista...

Mientras el español pintaba el cuadro, la condesa se impacientaba por ver su retrato, imaginaba las caras de las damas y caballeros de la alta sociedad cuando miraran el cuadro. Picasso que era artista y no pintor hizo el retrato a modo de “las señoritas de Aviñon” al enseñárselo a la señora y ante el estupefacto de esta le dijo “Señora, ahora a parecerse”

¿Moraleja?...

1 comentario:

Lenda dijo...

Parece un personaje de Botero. Esta chula hermanooooo :)