jueves, 30 de mayo de 2013







La foto

La luz de Madrid

Cuando uno llega a esta gran aldea llamada Madrid, lo primero que impresiona es su luz, sus cielos, su color. La energía y la viveza de esta gran ciudad son un complemento. Las horas y los días van pintando sus calles, sus semáforos, su bóveda celeste... de crema, de naranja o de un azul de gran intensidad.
Esto es algo que ha recogido a la perfección la fotografía ganadora de lasexta edición del fotoCAM, el concurso de fotografía periodística de la Comunidad de Madrid.
El autor es Luis Camacho Peral, colaborador habitual de las revistas Esquire y Forbes, además de las publicaciones de Unidad Editorial [editora de elmundo.es, entre otras] Diario Médico y Correo Farmacéutico. La foto acreedora del premio dotado con 12.000 euros se titula precisamente 'Madrid es luz'. Está tomada en el centro del mundo madrileño: la Gran Vía.
Cuenta con una magnífica estructura, muy vertical, rota sólo por ese óvalo en la parte inferior derecha (se supone que el espejo retrovisor de un automóvil). La sombra del hombre viene a coincidir con el eje vertical de la señal de tráfico. Aunque, por encima de su estructura, lo que más impacta es el retrato certero de los dos colores que llenan los inviernos de la ciudad. Ese azul salpicado de algún blanco y sus tonos anaranjados, calientes, casi tropicales.
Esta es la única imagen que se aleja de la realidad social que atenaza al país en este momento. El resto de las finalistas, cuatro, tienen esa temática como nexo de unión.



Gonzalo Arroyo, colaborador habitual de EL MUNDO, alcanzó la última fase de las deliberaciones con esta imagen con la que fue galardonado ya con el Premio Enrique Meneses. 'Carretera de circunvalación M-30' forma parte de un reportaje tomado para este periódico en un asentamiento de gitanos rumanos, junto a la carretera M-30.
Cuenta con todos los elementos para convertirse en un gran impacto: los edificios y la autovía con aspecto de primer mundo. Frente al hombre poniendo el toque de pobreza tercermundista. Una vida varada junto a una ruidosa autopista.
El galardón se completa con otros tres finalistas:
Álvaro García (El País), con 'Desahucio', en una estremecedora imagen tomada durante el desalojo a una familia de pocos recursos. El llanto del joven, el brazo y la mano de la mujer que trata de consolarlo y la mirada perdida del hombre postrado completan un espeluznante cuadro al que muchas familias se han visto abocadas en estos años de crisis. La foto consiguió el segundo premio del Premio Nacional de Fotoperiodismo que otorga la ANIGP-TV (Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión.
Borja Sánchez (La Gaceta) con 'Resistencia pacífica' retrata a dos jóvenes abrazados mientras un grupo de policías los rodea identificando a los asistentes a una de las tantas protestas ciudadanas que están llenando la calle de hombres y mujeres indignados por la situación económica, política y social.
Y Alejandro Olea (La Razón) con una imagen en la que un grupo de vigilantes de seguridad trata de impedir la entrada de los piquetes en un centro comercial. En 'Piquetes y guardianes' se encuentran policías (en la calle) y personal de seguridad frente a un gran número de manifestantes durante una huelga general del 29 de marzo de 2012.
El jurado estuvo compuesto por los editores gráficos de los principales medios de comunicación, entre ellos quien suscribe.
elmundo.es

Fuente del texto: www.elmundo.es  por tanto copyright © EL MUNDO
Copyright de los textos © Ángel Casaña, Redactor Jefe de Multimedia de EL MUNDO.
Copyright de las fotos © Gonzalo Arroyo; © Alvaro García; © Alejandro Olea

1 comentario:

AntonioE dijo...

Eso es ganar la Champions.
Grande.