lunes, 18 de enero de 2010

Vida Cotidiana


2 comentarios:

Lenda dijo...

Juego de luces y sobras, juego de miradas, !fantástico¡ :)

Javier Durán dijo...

Fabulosa, me encantan estas fotos en las que un único personaje en la muchedumbre entabla relación con el fotógrafo, como si para los demás personajes el fotógrafo no existiera.

No sé, pero cuando vi una fotografía de la prisión de Siberia de Carl De Keiser (Libro Zona – Segunda Imagen que aparece del libro en la página web de Mágnum Photos), me quedé enamorado de este tipo de fotografía.