martes, 11 de marzo de 2008

filipinas




Los cementerios de Manila son increibles. Los hay donde conviven los ritos budista, musulmán y católico.
Otros están en pleno corazón de Makaty City, a sólo un kilómetro de los rascacielos y de la zona de negocios. Es una ciudad dentro de la ciudad, porque hay más vivos que muertos allí dentro. Amanece y sale un montón de gente del cementerio para comenzar sus tareas diarias. Es la leche.

En las islas, como en el Nido, se vive más tranquilo, salvo cuando una tormenta tropical se avecina. Aunque eso también es bastante cotidiano ytropical.

4 comentarios:

Javier Durán dijo...

Vaya, no sabía que tenía familiares en Manila. Aunque parece que ya es tarde para conocerlos.

Que descansen en paz.

Anónimo dijo...

¿Para cuándo una exposición con tu obra?

LUIS CAMACHO dijo...

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que hay un establo de oro en mis labios;
que soy el pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

AntonioE dijo...

Muy bonitas.