miércoles, 16 de abril de 2008

Paseo

Lo bueno de pasear tranquilamente por las calles de cualquier ciudad es que uno se puede fijar en cualquier detalle y pararse tranquilamente para fotografiarlo, en este caso es una fachada de la calle Huertas de Madrid.

1 comentario:

AntonioE dijo...

Cuentan que al ojo le tira el rojo ya al mostacho el pistacho.